Librerías, libreros, editoriales, lectores todos son temas que discutimos y tratamos cada mes en la reunión de amigos del GRUPO AMATL.

Este mes queremos compartir con los libreros ideas para promocionar la lectura de manera divertida, lúdica, entretenida y amena.

Pensamos en sugerir que la librería sea un lugar de encuentro, el librero un promotor  cultural y /o  un promotor de lectura. Así se podrá crear un espacio de discusión sobre temas, autores y preferencias de los visitantes a las librerías.

Crear un Club de lectura en las librerías favorece la pertenencia a un espacio de ocio y placer para discutir sobre temas, géneros literarios, generación de lectores, preferencias de formatos de lectura, opciones para encontrar autores y también ofrecer a las editoriales  propuestas de interés del público visitante  al lugar de encuentro.

Muchas novelas y cuentos han sido adaptadas al cine y la televisión. Leer el material de origen, y discutir lo que se hizo bien, qué se hizo mal y por qué ciertas escenas deberían o no haber sido incluidas serían aportes importantes para editores, libreros y lectores. También leer las biografías de líderes famosos a lo largo de la historia y especular cómo se han abordado las crisis que nos relata la historia y las del siglo en curso, permite comprender lo que nos toca vivir día a día.

Pertenecer a un Club de lectura en una librería tiene sus ventajas y sabores para libreros y amigos que comparten intereses de lectura. Así se  identifica a un grupo selecto de lectores, socios y cómplices en un punto de encuentro.  También las escuelas pueden sumarse al proyecto de Club de lectura de la librería cercana para que los alumnos visiten las librerías y sumar la experiencia a los proyectos educativos de las instituciones de enseñanza y aprendizaje.

La librería debería devolver y recoger en servicios los beneficios del Club de Lectura. Los libros con temas específicos, secciones con espacios para mostrar novedades y  fortalecer la brecha generacional  con la fidelidad de sus clientes socios. Si el cliente es socio del Club  de lectura asegura una visita a la librería los días de reunión. Se motiva a leer sobre los temas de su agrado, intenta  buscar y comprar libros que complementan las lecturas y así generar  discusiones que engrandecerían el saber, el conocimiento y el placer. Esta propuesta de Club de lectura en las librerías permitiría facilitar la adquisición de libros con la intención de formar e incrementar el acervo de las bibliotecas familiares. No debemos dejar de mencionar que los temas de historia y especialmente la conmemoración de fechas ¡Tan importantes! como el Grito de Independencia pueden ser motivo de encuentro y festejo de amigos  del Club de lectura de la librería más cercana.   

 

¡VIVA MÉXICO!

¡VIVA LA INDEPENDENCIA!

¡VIVA LA LECTURA!