El buen maestro produce amor y estima por el conocimiento.

La maestra Luz María Escobedo, en su libro Aprender diferente, define la escuela como un lugar de encuentros. Hay encuentros de historias, deseos, y saberes. La escuela es un lugar de socialización a donde todos los niños deben tener la oportunidad de asistir, sin importar el credo o el origen étnico; todos con sus diferencias caben en ella. Cada niño tiene una forma particular de acceder al conocimiento de acuerdo con su propia historia, su formación previa, sus oportunidades para desarrollarse, además de los estímulos y motivaciones que tiene en casa.

La educación es la llave para el éxito en la vida, y los maestros tienen un impacto duradero en la vida de sus estudiantes. Un maestro nos dijo que lo bello del aprendizaje es que nadie puede quitártelo.

Por eso es importante también motivar el gusto y placer de la lectura. No es gratuito que el maestro y escritor Ernest Hemingway haya dicho algún día: “No hay amigo tan leal como un libro”.

Queremos que los aprendizajes sean PADRES, es decir:

P: Poderosos

A: Autónomos

D: Dinámicos

R: Relevantes

E. Estratégicos

S. Significativos.

En el Grupo Amatl nos esforzamos por promover y estimular el placer por la lectura generando alianzas con libreros; ofreciendo propuestas de libros para que maestros, alumnos, padres de familia, niños y lectores en general encuentren libros de acuerdo a sus necesidades y gustos.

Hoy decimos a todos los maestros que con responsabilidad, paciencia, vocación, justicia y liderazgo realizan su labor de enseñar: ¡GRACIAS!